viernes, 13 de marzo de 2015

Los Kadištu y las Razas Reptilianas

David Parcerisa dialoga con el investigador Húngaro Steve Locse, quién nos arroja más luz acerca de las Razas Kadištu, Ginaabul, y otras mencionadas por el autor francés Anton Parks en sus obras. Una charla en la que se tratan temas que hasta ahora no se habían tratado en habla hispana, en relación al Universo Parks y toda la problemática extraterrestre.

¿Qué quieren de nosotros? ¿Por qué nos crearon? ¿Cuáles de estas Razas Reptilianas son regresivas y perjudiciales para el ser humano, y cuáles forman parte de un grupo benévolo que nos ha estado ayudando de forma clandestina desde el principio de la historia?

¿Quién está interesado o se favorece con la radicalización de posturas entre los investigadores y del gran público para que creamos que todas las Razas Reptilianas son una amenaza, sin que tengamos acceso a un conocimiento del lado luminoso del que también nosotros formamos parte activa?


LA HISTORIA CÓSMICA

En este diálogo, aparecen más detalles de la Historia Cósmica narrada por Parks:

En el principio se encuentran los Genetistas Kadištu, un conjunto de seres de diversas Especies Inteligentes dedicados a la tarea de crear nuevas formas de vida en diferentes mundos.

Sea que los Kingú, Draconianos Albinos de la Constelación de Draco, hayan sido una de las primeras creaciones de los Kadištu en este rincón de la Galaxia, o hayan formado parte desde el principio de los primeros Kadištu en este Sector, lo cierto es que pronto esta Especie comienza a destacar sobre todas las demás. Sobre todo tras el descubrimiento del Shemanna (Oro Monoatómico), una sustancia que les concede regeneración celular, longevidad y activación artificial de la Kundalini y los Poderes Psíquicos. Sin embargo, con esto pierden su capacidad creadora espiritual, y entran en un proceso de decadencia.

Con todo, los Kingú creen que han llegado a la cumbre de la evolución, y que por lo tanto, tienen el derecho a gobernar la Galaxia, y que las demás especies deben servirles o ser destruidas. Entonces, crean a los Ušumgal, una Raza Draco inferior, para librar por ellos sus Guerras de Conquista Imperiales.


LA GUERRA DE LIRA

En cierto momento, los Ušumgal invaden la Constelación de Lira, iniciándose lo que varias fuentes han denominado la Guerra de Lira. Según éstas fuentes, Lira fue la cuna de los llamados Humanos Galácticos, la raza a la que Parks se refiere con el nombre de Imdugud.

Parks dice, además, que fue ahí, durante la Ocupación, en donde los Ušumgal habrían creado a los Mušgir, también conocidos en la antigüedad como Pazuzu, y en la Edad Media como Gárgolas; y luego a los Miminu, una Raza de Obreros, conocidos en la actualidad como los Seres Grises.

Según otras fuentes, como la norteamericana Jelaila, hacia finales de la Guerra de Lira, los Humanos Galácticos sobrevivientes huyen especialmente a las Pléyades, pero también a Sistemas como Antares, Arcturo, Proción y Tau Ceti, en donde fundan nuevas colonias. Tras la guerra, fundan también la llamada Federación Galáctica.


CREACIÓN DEL NAMLÚU: HUMANO PRIMORDIAL TERRESTRE

Se produce un largo período de paz, durante el cual las Amašutum (Mujeres Lagarto, o Lacertianas Hembras) crean en la Tierra al Namlúu, el Humano Primordial, que es etérico y andrógino, y cuyo ADN contiene información genética de una serie de Razas Alienígenas. Generalmente, se habla de 12 Razas, que bien podrían ser las Razas Antiguas que menciona Parks:
01) Los Anfibianos Abgal.
02) Los Insectanos Nim.
03) Los Reptilianos Kingú Blancos.
04) Los Reptilianos Kingú Rojos.
05) Los Reptilianos Kingú Verdes.
06) Los Reptilianos Ušumgal.
07) Los Reptilianos Šutum.
08) Las Reptilianas Ama'argi.
09) Los Avisianos Sukkal.
10) Los Felidianos Urmah.
11) Los Hominianos Imdugud.
12) Los Plasmáticos Ameli.

CREACIÓN DEL ANUNNA

En cierto momento, una extraña enfermedad empieza a atacar a los Šutum (Hombres Lagarto, o Lacertianos Machos). Éstos comienzan a volverse estériles y a morir, y un Ušumgal llamado An ofrece encontrar una solución para este problema, a cambio del auspicio y permisos necesarios para las investigaciones pertinentes.

Es posible que haya sido el propio An quien creó el virus que afecta a los Šutum, y más bien se dedica a crear nuevas razas de guerreros. Ayudado por la Amašutum Ninmah, quien ha encontrado un patrimonio genético enriquecido de los Šutum en el Planeta Nalulkara de la Osa Mayor, crea en el Planeta Duku de las Pléyades una nueva variedad de Mušgir, y luego a una nueva raza, bautizada como los Anunna.


LA GUERRA DE ORIÓN Y LA CREACIÓN DEL ADAMU

Buena parte de los Anunna se dejan corromper por los Draco, y participan activamente en la llamada Guerra de Orión. Un grupo menor de Anunna llega a la Tierra, donde serán conocidos como los Anunnaki. Al llegar a la Tierra, los Namlúu abandonan la Tercera Densidad, y se retiran al Angal, es decir, los Planos Superiores.

Aquí, los Anunnaki crean al Adamu, un tipo de humano inferior, que es un cóctel genético de razas como los Kingú Blancos, los Miminu y los Anunnaki, mezclado con genes de los homínidos terrestres; pero que, sin embargo, tiene el potencial de elevarse por encima de sus creadores, al contener también genética de los Namlúu y los Kadištu, como las Amašutum.

Esto es así porque Saam —el Anunnaki encargado por sus superiores de diseñar al Adamu con instrucciones de apagar los Codones de ADN relacionados con las emociones, con el fin de hacer del Adamu un simple obrero, similar al Miminu—, recibe la Misión Secreta de parte de los Kadištu para evitar esto. Como dice Dave Winter, nosotros somos la vacuna contra la Guerra de Orión.


Los Kadištu y las Razas Draconianas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada